viernes, 20 de marzo de 2009

Agujero negro


Una fuerte punzada se concentra en la boca de mi estómago y no me deja casi ni tomar aliento. Es un dolor agudo y profundo que paraliza mi fuerza vital y frena cada uno de mis movimientos dejándome en un estado de inmovilidad. Después una sensación de angustia y nerviosismo que se apodera de cada una de mis articulaciones. Se produce una respiración entrecortada con inhalaciones i exhalaciones mínimas…tan solo un hilo de aire entra en mis pulmones para un segundo después salir despavorido.

Mientras, un torrente de situaciones mentales recorre mi cerebro mostrándome las imágenes más dolorosas que puedo reconocer en mis pensamientos. Cada vez que se vislumbra uno de esos momentos un escalofrío recorre cada parte de mi piel convertida en gallina.

Siento el vacío, que tiene la forma de un agujero del tamaño de una pelota de tenis y que ha traspasado mi cuerpo partiéndolo casi en dos. Taquicardias que golpean mi pecho, mezclando los ritmos de mi cuerpo. Respiro, lato y siento. Respiro, lato y siento. Respiro, lato y siento…y así continuamente.

Un sabor seco queda grabado en mis papilas gustativas, y solo mi lengua consigue mitigar esa sequedad con la poca saliva que le queda. Mi boca quedó con sabor a nada, insípida como el agua pero seca como el aire.

Caigo al suelo, adolorida, mi cuerpo ya no responde a mis indicaciones, dejé de escucharlo hace ya mucho tiempo y ya no se si podré moverlo de nuevo. Quedo atrapada entre mis huesos, músculos y piel, que quedaron casi sin vida.

3 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Ay es q hasta me dolio la barriga, pero q fue eso un sueño? y cuento Kafkiano? la expresion de otro tipo de dolores?

CUCALELLA dijo...

Mi querido amigo!!! No te preocupes todo esto ya pasó. conseguí Salir de mi propio agujero negro. Un gran beso para ti!!! :-)

Ruben Raffa dijo...

despues de todo eso solo queda dar tu próximo primer paso, animo hace tiempo estoy caminando a la grupa..