lunes, 14 de abril de 2008

Buñuelos de calabaza


Ayer tuve una tarde muy entrañable de domingo, ya que tuvo lugar la reuinión de las grandes mujeres de la casa, entre ellas mi abuela. Una mujer fuerte donde las haya, que ha sufrido la crudeza de la vida y del paso del tiempo más que nadie que yo haya podido conocer en este mundo. Así eran todas las mujeres que me rodearon ayer en la preparación de esta maravillosa merienda típica de la "terreta".

El primer paso fue la preparación de la masa. Con unos trozos de calabaza hervidos a fuego lento, harina y agua tibia empecé a amasar suavemente con las dos manos y deshaciendo los pequeños grumos que se formaban de los ingredientes añadidos. Después de un rato le tocó el turno a la levadura, elemento fundamental para darle toda la consistencia necesaria.

Después de estar un buen rato amasando y amasando por fin la masa estaba lista para ser elaborada por las manos maestras de las mejores cocineras del mundo: mi abuela y sus amigas las demás abuelas.

Nos reunimos todas en círculo alrededor del fuego y empezó el ritual. Con los utensilios necesarios empezamos a sumergir la pasta en la caldera bañada de ese verde aceite que solo puede salir de las olivas de mi estimado abuelo, una de las personas que ama más a sus árboles que a cualquier otra cosa. Mientras ellas introducían lo que después se convertiría en los ansiados buñuelos yo seguía removiendo la pasta, pues como me aconsejaron las sabias cocineras no debemos dejar de removerla, es como la vida misma...nunca se para de caminar!!!

La elaboración estuvo endulzada por las historias más variopintas...historias de vida, historias de muerte, historias secretas...historias de experiencia...en definitiva historias de todas.

Y al final, después de todo el trabajo salió el resultado unos buñuelos cargados de amor, de dulzura, de un sabor a lo de siempre, a lo de toda la vida...la tradición encarnada de generación en generación.

Besitos con sabor a buñuelo para todos!!!

12 comentarios:

bruixot dijo...

Mi abuela también los hace. Me pongo como el Kiko. Como la comida de la abuela no hay ninguna. Aunque la mía me ceba...siempre unos platos gigantes y cuando estás a punto de reventar viene con el postre:fuente de natillas. Si algún día cocinara una pizca como ella sería el más feliz del mundo.

Besos dulces

anonimo...violinist dijo...

valla que embre me entro de repente.. haber si invitamos he?? jejejjeje bikos... vuelvo a estar x qui....

Angie dijo...

Mmmm... que aspecto tan delicioso tienen!
No hay nada como los postres caseros hechos con cariño, ya sean de las abuelas o de las mamás.
Me está entrando una gula ahora mismo... me vuelven loca los buñuelos!
Tomo nota de la receta ;)

Cierzo dijo...

Hola guapa!
Esos buñuelos tienen que saber a gloria.
Y siendo hombre daria lo que fuera, por estar en un rincón en esa reunión de mujeres sabias. Ellas/os tienen muchisimas respuestas que a veces no escuchamos.
Un besico, muac!

RAÚL dijo...

encantadora escena!! y esos buñuelos... tenían que estar de muertee!! (qué hambrecita me ha entrado, oye)

nenita dijo...

Uiis, qué pinta!! Es una pena que todos esos dulces caseros se vayan perdiendo porque tenemos siempre mucha prisa y lo compramos todo ya hecho... jooo, ahora tengo ganas de ir a casa de mi abuela!!!! =)

Besitos

RIPP dijo...

¡¡Me has abierto el apetito!! Lo malo es que me había prometido bajar de peso y no lo lograré...

Un beso

Pau Llanes dijo...

Hola, soy Pau Llanes... (martes, abril 15, 2008)

AVISO: ALGUIEN HA SUPLANTADO LA IDENTIDAD DE PAU LLANES Y VA HACIENDO COMENTARIOS DESPECTIVOS EN MI NOMBRE EN BLOGS CONOCIDOS Y DESCONOCIDOS...

Como saben los que asiduamente vienen a “Arterapia Sentimental” ése no es mi estilo ni modo de expresarme… Los que entráis indignados sabed que yo lo estoy igual o más que vosotros… y espero que con ayuda de todos podamos librarnos de esa plaga lo más pronto posible. Os agradecería consejos al respecto. La prueba más evidente de esta suplantación la tenéis en el logo de Blogspot que aparece a la izquierda de los comentarios auténticos, ya que yo siempre los hago desde mi cuenta. En el caso del/a impostor/a su logo es un peón de ajedrez, es decir anónimo… Lo que hace es direccionar a la URL de este blog… Por favor, os ruego borréis esos comentarios que no me pertenecen. Gracias por vuestra comprensión y disculpad estas molestias indeseables… Sed bienvenidos siempre a la lectura de “Arterapia Sentimental”… Un abrazo: Pau Llanes, su servidor...

Víctor Álvarez dijo...

Yo los suelo tomar tambien y son mas ricos,a mi juicio, de un dia para otro porque el azucar que se echa por encima al dia siguente queda como caramelo.
No se puede tomar solo uno, si la calabaza es buena salen estupendos!!
Buen viaje!

Pau Llanes dijo...

Ummm... alimentarse con los ojos es una gran verdad... besos de finde... pau

lapaupachica dijo...

hola! dándome una vuelta por aquí... acá de calabaza -que llamamos siempre zapallo- tenemos unos fritos que se llaman "picarones", pero, la verdad esa foto me dejó con las ganas de tu receta completa... a ver si nos la pasas... (si nos la juegas... dirían mis amigos...) un besito

hadanae dijo...

qué historia tan bonita de una tarde de domingo cocinando. me ha encantado y me ha traido el recuerdo de la película Como agua para chocolate y el libro, preciosos los dos, en los que se relacionan los sentimientos con la comida, como bien has descrito tú.